2 Crónicas 15:7

«Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan nuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra.» 2 Crónicas 15:7.

Dios había hecho grandes cosas para el rey Asa y para Judá, sin embargo ellos se mantenían siendo una población vulnerable. Sus pasos eran inciertos en los caminos del Señor, y sus corazones muy inestables e indecisos, de tal manera que le hacía falta ser advertidos de que Dios estaría con ellos mientras ellos determinaron buscarlo a Él, sin embargo si lo dejaban Él también se apartaba.

VEAYouTube | emojidex - custom emoji service and apps
7 Cosas que no sabías sobre tu cuerpo

Además se les acordaba del reino hermano, y lo mal que le fue por su rebeldía, y cómo Dios había sido misericordioso con ese gobierno cuando se manifestó en arrepentimiento. El deseo del Señor era asegurarlos en su camino,, y hacerlos fuertes en justicia. Lo mismo ha de ser con nosotros. Dios merece ser servido con toda la energía de que seamos capaces.

El servicio hacia Dios, es digno de que lo entreguemos todo. Hallaremos nuestra mejor recompensa en la labor al Señor si la ejecutamos con diligencia, nuestro trabajo en el Señor no es en vano y lo sabemos. Una obra a medias nos traerá recompensa; sin embargo cuando entregamos toda nuestro ser, veremos la prosperidad.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *