Atea se convierte a Cristo, luego de un sueño donde fue sanada por Dios

Esta mujer llamada Amman, era muy popular en su comunidad, conocida y solicitada por su popularidad de tener “poderes mágicos”. Se mostraba como una profeta que aconsejaba sobre todo, manifestando el tiempo adecuado para la tomar de decisiones, y realizando “trabajos” para prevenir los accidentes de tráfico.

Las personas agradecida por sus «trabajos», le entregaba mucho dinero. Mientras que la vida de Amman tomó un giro, cuando se determinó un problema de salud grave, lo que conllevó que su cuerpo quedara totalmente paralizado y postrado en su lecho.

Noticias Cristianas

Estando en esta situación Amman tuvo un sueño. “Me encontraba en el asiento trasero de un taxi y observé a mi hermano mayor de chófer”. “Él estaba conduciendo hacia una oscuridad infinita. En la parte derecha, estaban tres hombres que llevaban ropa blanca y muy brillante, que se acercaron a mí y me dijeron que era tiempo de hacer una decisión.

VEA
Mirror, Alt, youtube icon 7 Cosas que no sabías sobre tu cuerpo

«Pude ver dos hombres a la izquierda, de negro, que me invitaron a su lado. Yo pensé, prefiero los  de ropas blancas!. Me decidí por los hombres que resplandecen. Wao!, eran tan brillantes que no se podía ver sus rostros”.

«Luego desperté, me di cuenta de que la enfermedad que los médicos no podían sanar, estaba siendo sanada milagrosamente. Entonces comencé a andar otra vez. Sabía que había tomado la elección correcta.»

“A través de mi sueño, yo estaba segura en mi corazón que uno de aquellos hombres vestidos de blanco era Jesús”. Fue ahí donde busqué una Biblia y duré el siguiente día leyendo el Nuevo Testamento”.

Amman empezó a difundir la palabra de Dios, en toda oportunidad que tuvo. Muchas personas trataba de tener respuestas ‘espirituales’, entonces comenzaron a oír acerca de la “vida nueva”, que Cristo es el camino. Muchas personas tanto de su pueblo como de los demás pueblos vecinos, llegaron al Señor a causa de su testimonio, de acuerdo a lo informado por Open Doors.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *