Saltar al contenido

Creyentes Franceses manifestaron contra nueva ley bioética que “comercializa niños”

61 manifestaciones de Francia se dieron en contra de la aplicación de la ley “Bioética” que comercializa la procreación de bebés; allí se hicieron presentes miles de cristianos.

Bajo el lema “Marchons Enfants”, tanto creyentes como no creyentes marcharon contra las consecuencias negativas de ésta ley, que da acceso a la procreación médica asistida sin restricción a las mujeres, sacando a los hombres de este proceso natural.

Anunciando cánticos como “Respectar la dignidad humana”, “no es ni bio ni ética” “ningún niño sin padre”, “no al negocio de la procreación”, son los que se alzaban a favor del rol del padre dentro de la procreación de niños.

Además en las redes sociales se hicieron sentir las negativas, fotos compartidas desde ciudades como Estrasburgo, Rennes, Niort, Chambéry y Nantes; todos llevaban mascarillas durante las protestas.

Quienes pertenecen a “Marchons Enfants”, son todas miembros del Comite Evangélico Prostestante de Dignidad Humana (CPDH); está entidad denuncia que el país le está abriendo “las puertas a la selección de niños así como su comercialización”.

Noticias Cristianas

VEAYouTube | emojidex - custom emoji service and apps7 Cosas que no sabías sobre tu cuerpo

“Si se aprobara la ley, la privación voluntaria y legal de la filiación paterna.

Sería totalmente inaceptable e impensable tanto desde una perspectiva de protección de la igualdad republicana entre los niños como del respeto a la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, expresó en un comunicado la CPDH.

Expusieron que las persistentes promesas de parte del Priemer Ministro de la nación por un debate sincero “no se han cumplido”.

De acuerdo con el mandatario de CPDH, Franck Meyer, “la voluntad del mandatario Macron es claramente transgresora en lo que respeta a la bioética “ expresó para una entrevista con Evangélical Focus.

Para culminar, hicieron la solicitud moratorio del proyecto de ley a implementarse en 2021 además de un gran esfuerzo por escuchar a la sociedad civil a la hora de aprobar leyes con respecto a la dignidad humana y el derecho de los niños.