Saltar al contenido

Deposita tu confianza en el Señor cada día, ¡Él renovará tus fuerzas!

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios con toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6,7.

No debemos de afanarnos por nada en esta vida, a pesar de que en muchas ocasiones nos afanamos, sin embargo lo ideal es acudir a la oración y no a la desesperación. Desechar el afán y permanecer en una comunión gozosa con el Señor. Llevemos nuestros anhelos al Dios Todopoderoso para el cual nada es imposible. Él es el guardián de nuestra vida y nuestra esperanza, podemos acudir a Él con actitud de oración, confiadamente.

VEAResultado de imagen de emoji de youtube7 Cosas que no sabías sobre tu cuerpo

No oremos dudando sino agradecidamente, consideren que ya tienen la petición contestada y den gracias a Dios por ello. Ya que Dios cuando ve esa actitud se glorifica, porque esta es Su voluntad que demos gracias a Él en todo.

Además el versículo continua diciendo: “Sean conocidas vuestras peticiones”. No acudan al hombre, vallan directamente a su Dios ya que nadie nos ama y nos entiende más que nuestro Salvador.

Cuando esto pasa entonces hay paz en nuestros corazones, y somos bendecidos por Él, pero es cuando guardamos y hacemos conforme a lo escrito a la escritura.

¡Dios te bendiga!