Saltar al contenido

Deuteronomio 28:10

“Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y temerán.” Deuteronomio 28:10.

Entonces no tenemos ninguna razón para estar temerosos de ellos. Esto daría muestra de un espíritu indigno, y sería una señal de incredulidad más bien que de fe. Dios puede hacernos tan semejante a Él, que los hombres se verán obligados a reconocer que nosotros llevamos su nombre justamente, y que en realidad pertenecemos al Santo Jehová. ¡Oh, que obtengamos esta gracia que el Señor espera otorgar.

VEAYouTube | emojidex - custom emoji service and apps7 Cosas que no sabías sobre tu cuerpo 

Tengan la seguridad de que los hombres impíos sienten temor de los verdaderos santos. Les odian, pero también les temen. Amán tembló por causa de Mardoqueo, aun cuando buscaba la destrucción de aquel buen hombre. De hecho, el odio de ellos surge a menudo del temor que no confiesan por ser demasiados altivos. Sigamos por la senda de la verdad y de la rectitud sin el menor estremecimiento. El miedo no es para nosotros, sino para quienes hacen el mal y combaten contra el Señor de los ejércitos. Si en verdad el nombre del Eterno Dios es invocado sobre nosotros, estamos seguros; pues, al igual que antaño, cuando un romano solo tenía que decir romunus sum (soy romano), y podía reclamar la protección de todas las legiones del vasto imperio, así, cada individuo que sea un hombre de Dios tiene la omnipotencia como su guardián, y Dios primero dejaría al cielo sin ángeles que a un santo sin defensa. Sean más valerosos que los leones en cuanto lo que es lo recto, pues Dios está con ustedes.