Saltar al contenido

“La guerra no es solo física, sino también espiritual” expresa cantante de Mozambique acerca de la persecución cristiana en la nación

La artista mozambiqueña Selma Uamusse, continua siendo vocera para su nación, África. En una entrevista con Guiame, comentó acerca de la situación en Cabo Delgado, que ha vivido una escala de agravio en los últimos años.

“En la región de Cabo Delgado, el Islam está muy presente. Lo que ha sucedido en los últimos años, especialmente desde 2017 hasta ahora, es que esta región que ya estaba ocupada por musulmanes, pero no necesariamente extremistas ha sido atacada por insurgentes que afirman ser parte de un grupo extremista islámico y han estado realizando movimientos radicales, como el exterminio de pueblos, quemar casas, cortar cabezas y decapitar gente”, expresó la artista.

Lo opinante es que “esta ocupación se está haciendo con un arma en la cabeza; o la persona se convierte al Islam y es parte de esta milicia, o es asesinada”, advierte la cantante.

A pesar de que la problemática envuelve aspectos económicos, políticos y sociales, Selma entiende que también hay una guerra espiritual en Cabo Delgado. “Hay una guerra que no es solo física, también hay una guerra espiritual”.

“Estos son ataques muy violentos, son muy inhumanos. No solo pasa por un disparo, sino que pasa por cosas muy violentas, como quemar gente viva, cortar cabezas. Es muy doloroso, mi corazón se conmueve de compasión por estas familias que están viendo a sus pastores (siendo atacados), porque hay un ataque muy grande especialmente a las entidades cristianas”, añadió Selma.

La cantante ha usado su presentación en los medios de la música, muy especialmente en Portugal, para convertir también la comunidad y introducir temas de importancia como lo es éste.

Oriunda en Maputo, la capital de Mozambique, la artista no desciende de parientes creyentes. ” Mis abulos eran cristianos, pero mis padres eran parte de una generación que vivió el movimiento independista poscolonial, estrechamente ligado al comunismo, por lo que no tenían ninguna orientación religiosa”, expresó.

Testimonio

“Pero a los 12 años, empecé a sentir una llamada y le dije a mi mamá que Dios me estaba hablando. Ella pensó que era muy extraño, porque no teníamos esta cultura en casa”, recuerda Selma.

En ese tiempo, empezó la catequesis en la Iglesia Católica y se interesó por la vida de Cristo, “Pero poco a poco me fui desconectando, porque, sobre todo el lugar donde estaba, me di cuenta de que la gente no practicaba lo que se enseñaba”, expresa.

Sin embargo a los 18, una invitación transformó la vida de Selma para siempre. Residente en Portugal desde los 14 años y estudiando  ingeniería, fue invitada a la fiesta de cumpleaños de un primo. La cumpleañera de igual manera determinó invitar a la reunión a un predicador (evangelista) que lo catalogaban como el “loco”.

Al culminar la fiesta, todas las personas se fueron mientras que Carlos no. Se presto para orar por la prima de Selma y empezó a cantar una adoración. “Inmediatamente tocó mi corazón. También comencé a cantar de manera improvisa y sentí el toque de Dios y empecé a llorar”, recuerda.

VEAArchivo:YouTube social white square (2017).svg - Wikipedia, la enciclopedia  libre 7 Cosas que no sabías sobre tu cuerpo

Selma se asoció en un equipo de ensayos para un coro de gospel y su “corazón comenzó a cambiar y comencé a entender que Dios quería hablarme a través de la música”.

Su familia viene al Señor

Los padre de la artista admiraron el cambio en sus vidas y de igual manera depositaron sus vidas a Cristo. Siguió sus estudios de Ingeniería y laboró en el área hasta el año 2010, sin embargo desde aquella vez ha empezado a considerar la música y el canto como una profesión.

“Todo lo que hago es de inspiración cristiana, pero trato de llegar a otras personas, especialmente en el mundo artísticos, que está muy alejado del cristianismo”, dice Selma. “Utilizo la música como una herramienta para tocar el corazón de las personas y hacerles sentir al Señor”.