Médicos Italianos deciden creer en Dios, en medio de la pandemia

A pesar de todo lo que está sucediendo alrededor del mundo, Dios se sigue glorificando dando testimonio en medio de esta emergencia sanitaria.

Un médico que era ateo testifica como se acercó a Dios, al atender a una pastor en un hospital de Lombardía, Italia. Este pastor no cesó de predicar de Cristo hasta el último día de su vida.

«Ya no somos médicos, sino clasificadores de quién debe vivir y quién debía ir a casa a morir, fue un pesadilla. Llegaban algunos, luego decenas, y después cientos. Fue un río de muerte», expresan médicos.

Muchos de ellos eran ateos. Luego de aprender ciencia al estudiar medicina, de donde en muchos casos excluyen a Dios. «Me reía de mis padres cuando iban a la iglesia», dice uno de los médicos.

«En lo que unos de los pacientes de 75 años, llegó con problemas respiratorios, y con su biblia en manos, se dedicó a hablarnos la palabra de Dios».

Noticias Cristianas

VEA
Mirror, Alt, youtube icon 7 Cosas que no sabías sobre tu cuerpo

«Cuando todo el personal médico estaba cansados, desanimados psicológicamente y físicamente, cuando teníamos tiempo íbamos a escucharlo. Ya no sabíamos que hacer, estábamos cansados, cada día morían persona, hasta algunos de nuestros colegas habían muerto.»

Ahí me di cuenta, que somos incapaces y que necesitamos a Dios. Por eso, cuando teníamos minutos libres, comenzábamos a reencontrar esa paz que solo Dios puede dar. Le pedimos a Dios que nos ayude a resistir para poder cuidar a los enfermos.

El pastor de 75 años murió, y a pesar de que tuvimos más de 120 muertos en casi un mes, el viejo pastor logró traernos paz, durante su estancia aquí. Esa paz, no esperábamos encontrarla. El pastor se fue con Dios, y nosotros pronto lo seguiremos.

No he estado en casa desde hace 6 días, no sé cuándo comí por última vez, y me doy cuenta de mi inutilidad en esta tierra y quiero dedicar mi último aliento en ayudar a los demás. Estoy feliz de haber conocido a Dios en medio de estas circunstancias dolorosas».

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *