Saltar al contenido

Salmos 119:165

“Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo.” Salmo 119:165. 

Sí, un verdadero amor por el gran Libro, nos traerá gran paz del gran Dios, y será una gran protección para nosotros. Si vivimos constantemente en la compañía de la ley del Señor, engendrará en nuestros corazones un sosiego que ninguna otra cosa podría generar. El Espíritu Santo actúa como Consolador por medio de la Palabra, y derrama abundante esas benignas influencias que calman las tempestades del alma.

Nada sirve de piedra de tropiezo para el hombre en el que mora ricamente la palabra de Dios. Él toma su cruz diaria que se convierte en un deleite. Está preparado para la tribulación de fuego, y no la considera como algo extraño, como para quedar completamente abatido por ella.

VEAYouTube | emojidex - custom emoji service and apps7 Cosas que no sabías sobre tu cuerpo

No tropieza con la prosperidad como hacen muchos, ni es aplastado por la adversidad, como han sido otros, pues vive más allá de las cambiantes circunstancias de la vida externa.

Cuando el Señor pone delante de él algún gran misterio de la fe que hace clamar a otros: “Dura esa palabra; ¿Quién la puede oír?” , el creyente lo acepta sin ninguna duda; pues sus dificultades intelectuales son resueltas por su temor reverente de la ley del Señor, que es para él la suprema autoridad ante la que se inclina gozosamente. Señor, obra en nosotros este amor, esta paz y este reposo, en este día.